Las grandes farmacéuticas y auto-cultivo

Es obvio que la industria del cannabis medicinal representa un mercado prometedor. Tan solo en Estados Unidos, en los estados donde la venta es completamente legal, las ganancias representan billones de dólares al año. En los estados dónde aún las cosas no se ven tan claras, las grandes farmacéuticas están apoyando campañas para desprestigiar el uso de cannabis medicinal (incluso realizan alianzas con empresas tabaqueras o productoras de alcohol.) Eventualmente no podrán ir en contra de la corriente y tendrán que aceptar que la industria del cannabis medicinal llegó para quedarse (llegará para quedarse, en el caso de nuestro país).

 

Teniendo en cuenta el párrafo anterior ¿Qué podría salir mal? La principal preocupación de cualquier persona común que tenga afinidad por el auto-cultivo, sin importar la causa (necesidad o gusto) es claramente, el riesgo a una monopolización por parte de las industrias farmacéuticas. Es obvio que las farmacéuticas se arriesgarían a perder millones si, no dieran un giro hacia el cannabis medicinal, debido a que, en un futuro no muy distante, la gran mayoría de la gente va a preferir utilizar derivados de cannabinoides a ibuprofeno.

 

 

imagen-ilustrativa-cannabis-marihuna

 

 

En un panorama hostil, aquellas personas que tengan afinidad por el auto-cultivo, tendrán que decidir entre limitarse a adquirir productos provenientes de farmacéuticas (no siempre de buena calidad y a precios absurdos) o enfrentar problemas legales. En un panorama equilibrado, el ciudadano debería ser capaz, de elegir entre, comprar derivados o desarrollarlos él mismo. Es obvio que hay espacio para ambas opciones ya que, los procesos de cultivo y extracción no son tan elaborados y cualquiera debería de ser capaz de efectuarlos en su hogar. Incluso me atrevería a decir que sería responsabilidad del gobierno instruir a las personas mediante talleres de auto-cultivo y extracción (pero es solo mi punto de vista).

 

Para llegar a la conclusión de que un panorama equilibrado es el mejor panorama posible, debemos tomar en cuenta que, cientos de miles de vidas sanas y felices dependen del uso de cannabis medicinal. Desde niños pequeños que sufren epilepsia refractaria o leucemia hasta adultos mayores que sufren de Alzheimer o Parkinson. No todos los pacientes o familias de pacientes tienen la solvencia económica para adquirir su tratamiento en una farmacéutica y no todos los pacientes o familias de pacientes tienen el tiempo o la determinación de extraer su propia medicina.

 

Al final solo nos queda esperar que COFEPRIS dé a conocer las regulaciones pertenecientes a este tema, una cosa es clara, aún nos queda un largo camino por recorrer y mucho que aprender.

También te puede gustar