Identificación de deficiencias en los nutrientes hidropónicos

Una de las principales ventajas de cultivar un huerto hidropónico es que usted tiene control total sobre el tipo de y la cantidad de nutrientes que las plantas reciben. Pero esto también puede ser uno de sus principales inconvenientes, ya que tiene que ser muy prudente en la forma de cambiar sus nutrientes hidropónicos para crear un crecimiento óptimo. Estos son los síntomas más comunes de algunos nutrientes vitales en soluciones.

Nitrógeno – Si sus plantas tiene deficiencia de nitrógeno, sus hojas pueden tener un verde pálido, o tal vez incluso un color amarillo en los casos de deficiencia de nitrógeno más extremo. También puede observar un crecimiento atrofiado o un tinte púrpura ligero en los tallos y el envés de las hojas. Si su solución nutritiva contiene exceso de nitrógeno, sus raíces pueden llegar a ser atrofiadas y causar un retraso en la floración. 

Fósforo – Demasiado poco fósforo puede resultar en tener hojas oscuras, pequeñas raíces, flores muy pequeñas, y las hojas tienen una apariencia de color rojo o púrpura. Los signos de deficiencia de fósforo puede no ser el resultado de una falta de fósforo en la solución de nutrientes. Puede ser el resultado de que la solución nutritiva sea demasiado fría, lo que puede disminuir la absorción.

Potasio – No tener suficiente potasio en sus nutrientes hidropónicos crearán hojas que tienen bordes que parecen ennegrecidos o también pueden desarrollar, puntos muertos marrones “quemados”. Estos signos suelen mostrarse en las hojas más viejas primero. Las frutas y flores de una planta con deficiencia de potasio también pueden ser más ligeras en peso de lo normal.

Magnesio – La deficiencia primero será revelarse con amarillamiento alrededor de los bordes de las hojas. Lo peor de la deficiencia es lo amarillo de los bordes, y la mayoría de las hoja se verán afectadas. Esto se ve comúnmente en las plantas de tomate.

Calcio – La deficiencia de calcio por lo general afecta a las hojas nuevas antes de que afecte a las hojas más viejas. Estas hojas suelen tener puntos muertos, y pueden parecer mutiladas y de tamaño muy pequeño.

Hierro – Una planta que está recibiendo muy poco hierro tendrá típicamente amarillamiento en las hojas más jóvenes. En casos más graves, las hojas se volverán extremadamente pálidas, o casi blancas. Al igual que con la deficiencia de fósforo, la deficiencia de hierro puede ser el resultado de agua demasiado fría en lugar de cualquier deficiencia real en la solución.

Manganeso – La deficiencia de manganeso tiene muchas similitudes en apariencia a la deficiencia de hierro, excepto que puede afectar a las hojas más antiguas primero en lugar de las hojas más jóvenes. Si su solución nutritiva es demasiado rica en manganeso, en realidad podría causar una deficiencia de hierro debido a la disminución de la captación.

Cobre – Las plantas no necesitan mucho cobre, y por lo tanto la deficiencia de cobre es muy rara. Sin embargo, es perfectamente posible tener muy poco cobre, y puede debilitar, distorsionar o matar hojas jóvenes. El exceso de cobre puede disminuir ramificaciónes y crear raíces con mayor circunferencia y más oscuras que de costumbre.

Boro – No suficiente boro puede crear raíces que parezcan “carnosas” y se vean más oscuras de lo normal. También puede hacer que las frutas y las raíces se deterioren fácilmente. Esta deficiencia también puede crear una deficiencia de hierro.

Molibdeno – Muy poco de este nutriente hidropónico puede hacer que los bordes de las hojas de la planta oscurezcan y se quiebren. Incluso una leve deficiencia puede crear flores más pequeña que las habituales.

Texto original advancednutrients.com

 

También te puede gustar